Los bancos y su función en la economía

En la actualidad el mundo capitalista no podría concebir su vida diaria sin los bancos, depositamos nuestro dinero  en ellos, nos asesoran en inversiones, financian nuestros gastos desde un par de zapatos nuevos hasta el sueño de una casa propia, sin embargo muchas veces no nos detenemos a pensar como es realmente que estos operan y cuál es  su función en la economía.

Los bancos nacieron en Europa como custodios del oro que las personas depositaban en ellos, rápidamente estos primeros banqueros se dieron cuenta que todo el metal precioso que ellos guardaban podía tener un mejor uso que permanecer en las bóvedas sin usarse y comenzaron a prestarlo, así nació el negocio de hacer dinero con el dinero de otros.

La función primordial de los bancos es dar liquidez al sistema, son el intermediario entre los tenedores de dinero y los demandantes de fondos. En la economía suele ocurrir que las personas que disponen de dinero y no tiene ningún proyecto en donde utilizarlo en el presente recurra a los bancos para depositarlo por un tiempo a cambio de un interés. Al mismo tiempo existen otras personas y empresas, que desean llevar adelante alguna inversión en el presente para la cual necesitan alguien que le preste dinero para hacerlo. El banco toma primordialmente este rol, el de unir las personas que hoy no necesitan su dinero con aquellas que sí.

Además de unir estas dos partes el banco cumple otra tarea importante. Muchas veces, en  especial cuando hablamos de créditos a instituciones, los plazos de devolución de los préstamos es mucho mayor que el que una persona podría financiar. El banco permite armonizar esta diferencia de tiempos ya que constantemente recibe nuevos depósitos.

Otra ventaja de los bancos es que poseen mejor capacidad para valuar correctamente los riesgos dado que cuentan con equipos y experiencia para ver la capacidad financiera de quienes piden un crédito. Además el banco al tener más dinero para manejar que los ahorristas particulares puede dar créditos más riesgosos.

En la actualidad los bancos han diversificado sus actividades brindando una amplia gama de servicios utilizados como medio de pagos de las personas –cheques, tarjetas de crédito y de debito, etc.-. Lo principal es generar nuevas oportunidades para obtener recursos de la sociedad e incorporarlos al circuito financiero. Por todas estas funciones cobran un diferencial de tasas, es de ahí donde generan sus ingresos y por eso la necesidad continua de ampliar la base con la que trabajan.

Los anteriores son puntos positivos que poseen los bancos, sin embargo existe otra función más que es base del sistema capitalista la cual es cuestionada por algunos economistas y que muchas veces no es tenida en cuenta por el público en general como es la creación secundaria de dinero.

La creación de dinero es responsabilidad de los bancos centrales, al menos eso solemos pensar, sin embargo las autoridades monetarias de los países sólo son responsables de una fracción de lo que nosotros consideramos dinero, el circulante.

El circulante es el papel moneda que se encuentra en poder de las familias y las empresas, son los billetes y monedas que utilizamos para comprar bienes y servicios, o guardamos para imprevistos o por expectativas sobre su valor. Sin embargo este dinero “impreso” es muchas veces menor a las riquezas de la economía, esto se debe a la creación secundaria de dinero.

Cuando una persona lleva al banco su dinero este lo recibe y le paga un interés, al mismo tiempo toma ese depósito y lo vuelve a prestar, ahora en la economía ese dinero se ha multiplicado.

Esta multiplicación de dinero depende del encaje legal, este es un monto fijado por la autoridad monetaria de cada país, que los bancos deberán guardar sin prestar. El motivo de este encaje es que los bancos tengan un resguardo ante retiros imprevistos de fondos por parte de los depositantes y que esto no lleve a una corrida bancaria. Lo que también limita la capacidad de creación secundaria de dinero.

Un ejemplo lo aclara todo, supongamos que una persona deposita U$S 1000 en un banco comercial y que el encaje legal es de 20% de los depósitos. El banco recibe el dinero y guarda U$S 200 –encaje-, el dinero restante lo presta a otra persona que lo necesita para hacer frente a sus obligaciones, quien cobra este dinero lo vuelve al banco y deja los U$S 800, nuevamente el banco vuelve a separar el encaje –U$S 160-  y presta U$S 640, los cuales seguirán el mismo camino.

Este caso que se muestra corresponde al llamado multiplicador monetario simple, utiliza supuestos muy extremos como que las personas vuelven a ingresar el dinero en los bancos en su totalidad y que estas entidades sólo guardan la cantidad estipulada por ley –muchas veces los bancos mantienen mayores reservas que las exigidas para hacer frente a pagos o por expectativas-. Así el multiplicador es igual a , en este ejemplo es igual a 5. Por ende de los U$S 1000 depositados la creación secundaria lo expandiría hasta U$S 5000. En la realidad es menor el multiplicador, queda claro el papel importante que juegan los bancos en la economía capitalista como generador de liquidez, en especial en economías más desarrolladas.

Esta función de los bancos ha suscitado muchas controversias entre los economistas, algunos inclusive han llegado a plantear la posibilidad de que los bancos no puedan prestar y sólo actúen como caja de seguridad. Esta alternativa es extrema y sin duda estas instituciones son un actor fundamental para explicar el dinamismo del capitalismo.

Sin duda los bancos son una de las instituciones claves del modelo en que vivimos y muy difícilmente podamos imaginar una vida sin estos, lo expuesto en estas líneas intenta que veamos un poco el verdadero rol del sistema bancario el cual es más profundo de lo que muchos imaginan.

Fuentes: Economía – Samuelson Nordhaus (18a ed.) (2005) McGraw-Hill Interamericana

Imagen:www.flickr.com

Share Button

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará. Campos obligatorios están marcados con *



© 2014 Centro Schumpeter para la Destrucción Creativa. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Ir a la barra de herramientas