¿Inversión o capricho?

En el mundo del fútbol moderno se requiere un sinfín de elementos humanos, técnicos y físicos, que en perfecta armonía, permitirán la consecución de los objetivos planteados: goles, triunfos, campeonatos.

Los clubes gestionan presupuestos, algunos más austeros que otros. En función a esos presupuestos planifican toda una temporada. En teoría, compran con base en necesidades y realidades. Algunos aciertan, otros no; en general, la gran mayoría, se mueve con raciocinio, coherencia y sentido común. Es decir, más que comprar, invierten.

Invierten, porque compran lo que requieren; porque compran lo que su situación financiera les permite comprar y porque compran para crecer. Simplemente visualizan un futuro: metas, que con base a una serie de operaciones aspiran poder alcanzarlas.

Ahora bien, hablamos de “derroche” cuando un club de fútbol se plantea la compra de un jugador –no esencial, ni requerido en su estructura– por simple capricho, gula o arrogancia financiera. Incluso, hablamos de “derroche” cuando un club de fútbol, consciente de ello, realiza la compra de un jugador sobrevalorado en el mercado sin reparar en el precio.

En ambos casos es posible concluir que la mejor opción es: invertir. Aunque esa regla financiera, tácita y de grandes beneficios empresariales no siempre es de aceptación general. Si no, pregúntenle al Real Madrid CF.

El Real Madrid CF se planteó, durante todo el verano europeo, la compra de un jugador no esencial para su estructura, desde el punto de vista deportivo: el portero David de Gea, del Manchester United.

Algunos medios especializados han reflejado en sus notas que la compra del jugador pudiera llevarse a cabo por un monto cercano a los 40 millones de Euros. Incluso se ha llegado a especular con disparatadas operaciones en las que se involucra hasta un jugador: Gareth Bale. Toda una locura si se toma en cuenta dos cosas:

  • Este jugador valdrá 0.00 euros dentro de 10 meses.
  • El Real Madrid cuenta en la actualidad con dos grandes porteros con presente sólido y respetable (Keylor Navas) y un futuro prometedor (Kiko Casilla).

En tal sentido, si el Real Madrid finalmente realiza la compra de David de Gea por un monto superior a los 20 millones de Euros estaríamos en presencia de una censurable acción financiera. Estaríamos en presencia de “derroche” y no de una inversión.

Ciertamente, David de Gea vale ese monto –20 millones de euros– incluso muchos más. Pero ejecutar la operación en estos momentos, justo cuando el mercado de traspasos está por cerrar y el Real Madrid CF puede imponer condiciones en la operación de compra-venta, es toda una insensatez financiera; a no ser que haya intereses extradeportivos que justifiquen tal acción. Que en caso de haberlos bien valdría la pena preguntar.

Desde el punto de vista financiero una cosa es invertir, otra es derrochar; aunque al final las dos se ejecutan de la misma forma: comprar.

Ahora bien, si David de Gea finalmente termina siendo jugador del Real Madrid CF el año que viene estaríamos hablando de una sensata operación financiera con grandes beneficios tanto para el club merengue como el jugador, mas no para el Manchester United, club que no entendió que a veces hay que perder para ganar. Y eso es tema a tratar en próximos artículos ya que por ahora solo nos referimos a: invertir o derrochar.

Fuentes

http://futbol.as.com/futbol/2015/08/30/primera/1440892240_835768.html

https://es.sports.yahoo.com/blogs/desde-redacci%C3%B3n/los-rumores-del-dia-el-altisimo-precio-de-de-gea-212256642-soccer.html

Fuentes de imágenes:

http://i.ytimg.com/vi/YFn-HQ3hC44/maxresdefault.jpg

Share Button

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará. Campos obligatorios están marcados con *



© 2014 Centro Schumpeter para la Destrucción Creativa. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Ir a la barra de herramientas