Nueva Zelanda en camino a ser más verde

Parece que Nueva Zelanda está finalmente lista para deshacerse de su hábito doméstico de usar carbón como fuente para la generación doméstica de energía para el año 2018.

De acuerdo con una declaración hecha por el ministro de Energía y Recursos de Nueva Zelanda, el carbón ha desempeñado un papel muy importante en el aseguramiento del suministro de electricidad en el país, sobre todo en los períodos de sequía, cuando son bajos los niveles en los lagos que funcionan como fuente para la generación de energía hidroeléctrica. Pero las inversiones significativas que se han hecho en otras formas de energía renovable en los últimos años, sobre todo en energía geotérmica, significa que se depende menos cada vez del carbón para la generación de energía eléctrica.

Esta declaración sucede al anuncio de Genesis Energy, la empresa de electricidad y gas más grande del país, de cerrar las últimas dos calderas a carbón en funcionamiento en la Estación de energía Huntly, al sur de Auckland, para diciembre de 2018. Esta decisión se deriva de los altos costos de carbón y gas natural que usa la planta como combustible así como del desarrollo de generación de energía renovable a un menor costo, además un crecimiento relativamente nulo de la demanda industrial y residencial de energía. La empresa anticipa que este cierre les ahorre al menos 17 millones de dólares estadounidenses al año.

La generación de energía es el segundo contribuidor de gases de efecto invernadero (GEI) en Nueva Zelanda, luego de la agricultura, representando un 39% de las emisiones del país en 2013. La estación en Huntly fue la responsable de 2,3 millones de toneladas de GEI en 2013, de los 81 millones de toneladas emitidas por Nueva Zelanda ese año; en su punto máximo de funcionamiento, generó un 5% del total de GEI emitidos por el país.

Un anuncio anterior en marzo de este año indicó que la cantidad de electricidad obtenida en Nueva Zelanda a partir de fuentes renovables es la mayor en 20 años, representando un 79,9% de toda la electricidad generada. La principal fuente de este tipo es la hidroeléctrica, debido a la inmensa cantidad de recursos hídricos que tiene este país. La segunda es la energía geotérmica, que comenzó a usarse a gran escala para la generación de electricidad en los años 50 y que en la actualidad representa un 13% de la electricidad renovable obtenida en Nueva Zelanda. La energía geotérmica hace uso de la ubicación del país sobre la unión entre la placa australiana y la placa del Pacífico, lo que provoca una gran cantidad de actividad geológica, sobre todo volcánica.

El ministro de Energía y Recursos indicó que la cuota de energía renovable de Nueva Zelanda es la cuarta más grande en el mundo, y que esta nación busca llegar al 90% de energía obtenida a partir de fuentes renovables para el año 2025.

A la luz de nuevos datos y estudios, que demuestran no solo el daño que hacen los combustibles fósiles al ambiente, sino también el agotamiento inminente de los mismos, es sumamente importante desarrollar e implementar nuevas tecnologías que permitan utilizar los recursos renovables disponibles en cada región. Siguiendo los pasos de su vecina Australia, que recientemente comenzó a hacer uso de la energía undimotriz disponible en sus costas, Nueva Zelanda se enfoca aún más en preservar sus recursos naturales y sus hermosos paisajes para las generaciones venideras, al poner su granito de arena en la lucha contra el cambio climático.

 Esta noticia fue publicada primero aquí.

Créditos fotográficos: eyeweed.

Share Button

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará. Campos obligatorios están marcados con *



© 2014 Centro Schumpeter para la Destrucción Creativa. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Ir a la barra de herramientas