El valor del trabajo en equipo

Causa notable sorpresa ver cómo tras la finalización de la CA Chile 2015 se hable más del “fracaso” de Messi que del éxito de la selección chilena de fútbol (campeona del certamen), o de las selecciones de fútbol de Perú y Paraguay, tercer y cuarto finalista respectivamente. Parece que tiene más mérito mediático e informativo el “fracaso” individual que el éxito colectivo, cuando en realidad, si partimos del hecho de que el fútbol es un deporte de equipo, es todo lo contrario. Por lo menos así lo valoro.

Por un lado, es conveniente resaltar que Lionel Messi no “fracasó” en la Copa América Chile 2015. Si valoramos su rendimiento individual, fue distinguido como el mejor jugador del torneo, a pesar de su negativa a aceptar tal reconocimiento en la ceremonia de premiación final.

En cambio, si valoramos el rendimiento colectivo de la selección Argentina de fútbol, desde el utilero, pasando por el cuerpo técnico hasta cada uno de los 23 jugadores que conformaron el platel de dicha competición, Messi incluido, se pudiera decir que fracasaron en su intento de hacer campeón a su selección, a pesar de haber llegado meritoriamente a la final del mismo. Es decir, el fracaso fue colectivo, del equipo, no de una individualidad.

Así mismo, si consideramos que toda comparación es desagradable, es conveniente aclarar que Lionel Messi no es Dios; es más, Messi no es Diego Armando Maradona, ni lo será jamás. Pero eso no significa que no quiera a su selección ni que no haya hecho nada por ella. En cualquier caso las estadísticas de rendimiento individual y colectivo están al alcance de todos. Lo único significativamente importante (insisto: estadísticamente hablando) es que la diferencia entre la era Maradona y la era de Messi es: Maradona obtuvo un campeonato mundial de fútbol y Messi a la fecha, no. En el resto de las estadísticas están casi parejos, incluso me atrevería a decir que la era Messi ha llegado más lejos que la era Maradona, siempre bajo el enfoque del rendimiento colectivo de su selección. Otra cosa es el carácter y el temperamento de uno y otro, y ahí no hay discusión, además de que no es motivo de análisis en este artículo.

Por otro lado, están las selecciones de Chile, Perú y Paraguay quienes demostraron con creces lo mucho que se puede ganar si se trabaja en equipo, si se cree en un proyecto y en unos ideales.

Las selecciones de Perú y Paraguay pasaron de ser cenicientas e invitadas por obligación a ser protagonistas indiscutibles.  Desbancaron a las selecciones  de Bolivia y Brasil, en cuartos de final con inteligencia y sabiduría. Creyeron en sus capacidades más allá de sus debilidades.  Fueron solidarios y humildes.  Es decir, fueron un equipo desde todo punto de vista y no un conjunto de individualidades a su libre albedrio.

Ni hablar de la selección chilena, que a pesar de ser sede y de vivir en carne propia una buena dosis de escándalos extradeportivos durante el mismísimo certamen, supo asimilar la presión que le suponía tales eventos; principalmente, por el carácter de equipo que mostró desde el principio.

La presencia y el significativo aporte de jugadores como Pizarro y Valdivia, otrora marginados de la selección, bien sea por voluntad propia o por decisión técnica, sirven de referencia de grado de compromiso y seriedad con la que los futbolistas chilenos asumieron el certamen.  Entendieron que para poder ser protagonistas debían dejar atrás sus ambiciones personales.  Entendieron que debían ser un equipo por encima de cualquier cosa y así lo hicieron. De ahí el motivo principal de su coronación como campeones de la Copa América Chile 2015.

Por eso insisto: Messi no fracasó solo.  Fracasó un equipo entero.  Por que si Lavezzi o Higuain hubiesen anotado el gol, tras el contragolpe iniciado por Messi en el minuto 90 del tiempo reglamentario de la final del Copa América Chile 2015, otra historia sería. Lo triste de esa historia es que estaríamos hablando del virtuosismo de Messi al hacer el pase ganador y no del trabajo en equipo del equipo campeón.  En cualquier caso, queda demostrado una vez más que el fútbol es un deporte de equipo y no de individualidades a pesar del deseo expreso de muchos eruditos de fútbol.

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Lionel_Messi

https://es.wikipedia.org/wiki/Diego_Armando_Maradona

http://www.trancazos.com/5420_notas/3205221_video-confirma-que-messi-rechazo-premio-mvp-de-la-copa-america.html

Fuentes de imágenes:

http://cde.peru21.pe/ima/0/0/3/0/9/309324.jpg

Share Button

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará. Campos obligatorios están marcados con *



© 2014 Centro Schumpeter para la Destrucción Creativa. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Ir a la barra de herramientas