Efectos del cambio climático en Pakistán

En los últimos años, el calentamiento global ha sido un tema muy debatido en la agenda internacional. Este fenómeno de aumento de la temperatura global genera muchas consecuencias conocidas como efectos del cambio climático, que causan grandes catástrofes y se manifiestan de diversas formas como: aumento del nivel del mar, tormentas intensas, especies en extinción, sequías, olas de calor, enfermedades, desaparición de glaciares, destrucción de ecosistemas, inestabilidad económica e incluso conflictos bélicos.

Desde el pasado 19 de junio la provincia paquistaní de Sindh experimenta uno de los efectos del cambio climático, la ola de calor, que a su vez trae consigo una serie de enfermedades, incendios e incluso muertes. Las temperaturas de este fenómeno han llegado a un máximo de 45° centígrados, por lo que el gobierno de Pakistán declaró estado de emergencia principalmente en la ciudad de Karachi.

La situación es realmente crítica, miles de personas se encuentran hospitalizadas en estado grave, y otras tantas han fallecido, los doctores del hospital Jinnah, en Karachi, afirman que las muertes se deben a infartos, deshidrataciones y otras enfermedades que afecta en su mayoría a adultos mayores de 60 años, consecuencia de esta ola de calor.

Cuando se produce uno de los efectos del cambio climático automáticamente desencadena otro, en este caso la mayor parte de las muertes han sido en Karachi, capital de la provincia; al ser este el centro económico del país se está provocando una disminución de actividades comerciales, inclusive ha producido cierto grado de caos. Otro de los efectos que acompaña a la ola de calor es la evidente sequía en la zona: ligeramente ha llovido un día desde que apareció el fenómeno, esto no permite que las temperaturas climáticas bajen.

Las olas de calor son comunes en la zona durante los meses de mayo y junio. En mayo una ola de calor dejo como consecuencia 2 mil fallecidos en India. Pakistán no se encuentra alejada de esta realidad, hasta el día de hoy se contabilizan más de mil personas muertas menos de una semana de inicio del evento.

Esta ola de calor en Pakistán ha coincidido con el comienzo el pasado viernes del ramadán, la festividad más sagrada para los musulmanes y que establece la no ingesta de alimentos y bebidas (ayuno) entre el alba y el ocaso durante un mes. El Comité Central del Ruet-e-Hilal de Karachi, organismo religioso que determina las fechas del ramadán, se pronunció emitiendo una fetua (pronunciamiento legal en el Islam) en la que permite la ruptura del ayuno por las condiciones de emergencia ante el fenómeno de calor.

Descontento en la población

Como un agravante adicional, se encuentran los descontentos y protestas que se han suscitado en algunos lugares de Karachi, la población culpa al gobierno por la mala gestión en el suministro de agua y a K-Electric, la principal compañía eléctrica de la ciudad, por estar realizando cortes de electricidad cada vez más frecuentes, agudizando la crisis.

¿Qué medidas se han tomado para combatir la emergencia?

Entre las medidas para acatar la emergencia se encuentra el cierre de centros educativos y oficinas gubernamentales, exceptuando las que están siendo utilizadas como albergues. El personal médico tiene suspendidas sus vacaciones y el ejército ha sido desplegado para colaborar en la emergencia.

En este sentido el ejército paquistaní ha instaurado 29 centros asistenciales en Karachi y otras zonas de Sindh, propiciando una mayor cobertura de atención a las personas afectadas por el calor, además la autoridad nacional de gestión de desastres ha facilitado tanques de agua en la ciudad para mitigar la situación de crisis.

Efectos del calor

Para ilustrar los efectos del calor es necesario saber que la temperatura normal del cuerpo ronda de 37 °C y 38 ºC, al presentar un aumento en la temperatura corporal de 39 °C a 40 °C, el cerebro emite a los músculos una alerta para que aflojen (fatiga), si la temperatura sigue en aumento de entre 40°C a 41°C se produce altos grados de agotamiento. Pero el cuerpo presenta una temperatura mayor de 41°C las células del cuerpo se deterioran y hay riesgo de fallo multiorgánico.

En síntesis, una ola de calor ocurre cuando la temperatura climática sobrepasa los 40 ºC, en el caso de Pakistán esta asciende a 45 °C, lo que es totalmente alarmante. A este fenómeno se le han sumado muchos otros agravantes como el mes de ramadán y las protestas por escases de agua y cortes de energía eléctrica, lo que indica que no existe una real correlación de fuerzas para contrarrestar las consecuencias de la actual emergencia que vive el país. Pakistán necesita atención médica de forma inmediata para los miles de pacientes hospitalizados.

Los efectos del cambio climático no vienen solos, traen consigo una serie de retos que desencadenan evidentemente la incertidumbre e inestabilidad comercial; además atender estas emergencia tiene un alto costo económico, que muchas veces no se contempla en los presupuestos nacionales. Esto produce insatisfacción en la población, lo que ocasiona reclamos continuos y protestas. Si bien, el cambio climático es una consecuencia que nos pasará factura a todos, porque es irreversible, es totalmente indispensable trabajar en estrategias eficaces para adaptarse al cambio climático y mitigar en el mayor grado posible los efectos de este fenómeno.

Fuentes consultadas:

Crédito fotográfico

Michael Foley

Share Button

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no se publicará. Campos obligatorios están marcados con *



© 2014 Centro Schumpeter para la Destrucción Creativa. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Ir a la barra de herramientas